Hubs Urbanos y Micromovilidad: El futuro de la logística

La nueva (ya no tan nueva) forma de comprar que tenemos y la necesidad de mejorar la sostenibilidad en las ciudades han llevado a una reconfiguración de los modelos logísticos tradicionales. Es en este contexto surgen: Los hubs urbanos. Estos centros logísticos no solo ofrecen beneficios económicos, sino que también se alinean perfectamente con las políticas de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), contribuyendo a la reducción de vehículos contaminantes en las ciudades.

¿Qué son los Hubs Urbanos?

Los hubs urbanos son centros logísticos estratégicamente ubicados en áreas urbanas densamente pobladas. Funcionan como puntos de consolidación y distribución de mercancías, donde se agrupan los paquetes para ser entregados de manera más eficiente y en menor tiempo. Estos hubs permiten la recogida, clasificación y redistribución de los envíos en vehículos más pequeños y sostenibles, como cargo bikes y furgonetas eléctricas. Pero también permiten realizar un reparto a pie, con los innumerables beneficios que esto último supone en las ciudades. 

Beneficios de los Hubs Urbanos:

  • Reducción de costes: La consolidación de envíos en un hub urbano permite a las empresas de logística optimizar sus rutas de entrega, reduciendo el número de viajes necesarios, y las distancias recorridas, ya que los envíos duermen en el centro de la ciudad, cerca del destinatario. Esto supone reducir los costes asociados a combustible, la carga eléctrica o mantenimiento de vehículos. Al minimizar las distancias recorridas, las empresas pueden realizar más entregas en menos tiempo y evitar las entregas fallidas al ser flexibles con el destinatario, lo que se traduce en un ahorro de costes y en una mejora de la eficiencia operativa.

 

  • Más eficiencia: Como comentábamos, estar cerca de los destinatarios ayuda a mejorar el ratio de entregas efectivas. Suponen una mayor capacidad de respuesta ante incidencias o cambios en las entregas. Además, los hubs urbanos tienen la capacidad de centralizar y consolidar la distribución en áreas densamente pobladas, reduciendo significativamente el tiempo y la distancia de entrega, y por tanto los problemas asociados a éstos.Es cierto, que gracias al auge de la micromovilidad en los últimos años, también se está poniendo el foco en la tecnología que rodea a los hubs urbanos. Por tanto nos encontramos con herramientas avanzadas que mejoran la gestión de inventarios y optimización de rutas consiguiendo una última milla más eficiente.

 

  • Reducción de la contaminación: La contaminación de las localidades donde vivimos es un problema creciente que exige soluciones efectivas e inmediatas. Las ciudades están cada vez más afectadas por altos niveles de contaminación, lo que ha llevado a las instituciones a implementar medidas como las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). Las ZBE son áreas urbanas donde se restringe el acceso a vehículos contaminantes, permitiendo únicamente la circulación de aquellos que cumplen con estrictos estándares de emisiones. Esta medida busca reducir la concentración de contaminantes en el aire y mejorar la salud pública, promoviendo al mismo tiempo el uso de transportes más limpios y sostenibles.Los hubs urbanos desempeñan un papel crucial en la reducción de la contaminación en las ciudades densamente pobladas, al minimizar la distancia recorrida para las entregas y facilitar el uso de vehículos eléctricos. Estos vehículos, aunque aún no están preparados para largas distancias, son ideales para trayectos cortos y urbanos.Sin la implementación de nuevas soluciones de micromovilidad, los niveles de contaminación urbana debidos únicamente al transporte de mercancías llegarían a ser alarmantemente altos. Por tanto, los hubs urbanos contribuyen significativamente a la reducción de la contaminación al disminuir la cantidad de vehículos contaminantes que ingresan a la ciudad. Además, al centralizar las operaciones en distintos puntos clave de la ciudad y utilizar medios de transporte más pequeños y sostenibles, los hubs urbanos contribuyen a reducir la congestión del tráfico. Lo que se traduce en una movilidad urbana más fluida y segura, beneficiando no solo a los conductores, sino también a ciclistas, peatones y al transporte público.

En conclusión, la micromovilidad y los hubs urbanos representan el futuro del transporte y la logística en nuestras ciudades. A medida que las demandas de sostenibilidad y eficiencia se vuelven más críticas, estas soluciones ofrecen una respuesta innovadora y viable, especialmente en las grandes ciudades.